El maguey en la historia y la cultura de Aguascalientes.

El maguey en la historia y la cultura de Aguascalientes.

Autor: LAP. Enrique  Bañuelos Rayas. Septiembre 2020.

…“ se emborrachaban todos y haciendo varias ceremonias llevan a los recién nacidos a la orilla de los ríos y ojos de agua, y bañándolos varias veces, les señalan “nahual” es oso, juzgan que se transformarán en osos, si es caimán, en caimanes… y lo cierto es que los mas de ellos, son grandísimos hechizeros…siempre que tienen un motivo de regocijo terminan  en bailes y embiragueses sus festejos…”

Jiménez Moreno, W. (2009) CHICHIMECAS — ANTIGÜEDADES. CHICHIMECAS. En Cortéz, L. G. (comp.) Micro Historias de Aguascalientes. (P.151) CONACULTA, PACMyC : Aguascalientes.

 

El territorio que hoy comprende el estado de Aguascalientes era el lugar que recorría una tribu denominada Chichimecas; este nombre definía, en general, a guerreros nómadas que vivían de la caza y la recolección de alimentos vegetales. Aunque el nombre genérico de Chichimecas se les dio a un número considerable de tribus nómadas del norte, sólo algunas de éstas merodeaban por nuestro actual territorio: cazcanes o caxcanes, zacatecos, guachichiles o huachichiles,  guamares, pames, tecuexes, chiricahuas. (Imagen 1)

Si bien, a través de los siglos y en el último pasado como en el presente, se sigue estudiando y analizando el comportamiento social y cultural de las tribus que conformaban la nación Chichimeca, se ha establecido que para las dos zonas especificas del estado de Aguascalientes, como son la zona serrana del surponiente en que la predominaban los caxcanes, y en la zona nororiente en la predominaban los guachichiles, la cosmogonía de estos pueblos, ha sido interpretadas por académicos y especialistas en estos temas, como muy distintas de los pueblos o tribus del centro y sur de México, ya que su visión del mundo, del cosmos y de la naturaleza era fundamentalmente una concepción materialista.

 Mural que describe la vida del pueblo Chichimeca en el Ayuntamiento de Asientos, Aguascalientes. Bañuelos Rayas, 2019.

Sus conceptos de deidades eran concretos y materiales, su cuerpo, su relación plena con la naturaleza o el medio ambiente; muy pocas deidades son registradas en estos pueblos, entre ellas “Coatlicue, la mariposa de obsidiana dadora de vida y muerte, la diosa Chichimeca” (Ávila, 2001: p. 7) Por datos etnohistóricos sabemos que una de las bases de la alimentación, entre otras, de estos pueblos Chichimecas, dependía de las tunas, la harina de las vainas de mezquite, el maguey y/o agave, palmas y la caza silvestre, algunas crónicas establecen que “cuando no contaban con frutos frescos, consumían mezcale, una comida que hacían de la pulpa de la lechuguilla o de la base de las pencas del maguey cocida en hornos de piedra –como se hace hoy la barbacoa-; si escaseaba, recogían lo que se había desechado y pulverizándolo en morteros de palo y volvían a comerlo.”(Ávila, 2001: p. 7)

A partir de la fundación de la Villa de las Aguas Calientes (hoy Aguascalientes) en el año 1575, comienza de cierta manera el registro documental –de cierto limitado, en algunos temas- sobre el desarrollo de esta Villa, que si buen para esta gran zona ya se contaba con antecedentes de asentamientos por los primeros misioneros jesuitas desde en 1546, la villa de las Aguas-Calientes de primera instancia se establece como fortín para el resguardo y vigía de los mercantes que transitaban por la Ruta de la Plata, que después llevó el nombre de Camino Real Tierra Adentro.

El descubrimiento de las minas en Zacatecas y el inicio de su explotación, contrajo la necesidad de abastecer de materias primas e insumos a los nuevos pobladores de esta tierra así como el resguardo de los caminos; el Virreinato de la Nueva Galicia, al cual Aguascalientes y Zacatecas pertenecían, comienza a establecer regulaciones comerciales de todo tipo, entre ellas el del aprovechamiento del maguey en la obtención de un aguardiente obtenido por destilación. Para 1620 Domingo Lázaro de Arregui documenta su elaboración en territorio neogallego -en su Descripción de la Nueva Galicia- y escribe que de los agaves..

Los mexcales son muy semejantes al maguey y su rraiz y asientos de las pencas se hornen asadas, y dellas mesmas, exprimiéndolas assí asadas, sacan un mosto de que sacan vino por alquitara más claro quel agua y más fuerte quel aguardiente y de aquel gusto.

De Arregui, D. L. (1946) Descripción de la Nueva Galicia. (p. 50) Escuela de Estudios hispano-americanos de la Universidad de Sevilla: Sevilla.

Los registros de las primeras décadas de 1600 –Siglo XVII- el consumo de bebidas alcohólicas de palma, coco y maguey obtenidas  por procesos de destilación era común, y por tanto su regulación fue establecida por las autoridades administrativas de este virreinato, en un principio fueron catalogadas como “bebidas de indios” y/o “bebidas de la tierra”. Para la tercera década del Siglo XVII, la Real Audiencia de la Nueva Galicia, crea el estanco de vino de cocos y mezcal, y da inicio de manera formal y regulada la producción de mezcal, y es en “1637 se sacó por primera vez a subasta pública el estanco de vino de cocos y mezcal por un lapso de dos años.” (Machuca, Carrano y Hernández López, 2013: p. 76)

La explotación de las minas en Zacatecas trajo la necesidad de abastecer de insumos diversos a los pobladores de los centros mineros, en los cuales se ha registrado que como parte de pago a la mano de obra de minera se establecía una cantidad de “vino mezcal”. También era conocido el mezcal entre los mineros como “valor”, es decir que tomar un buen trago de vino mezcal antes de entrar a las bocas de la tierra, ayudaba a disminuir el temor a la oscuridad o a lo inesperado en esos fondos cavernosos, y aún hoy día, sigue siendo vinculado el contexto del valor como elemento intrínseco del mezcal.

Los pueblos Chichimecas, presentes en nuestras sociedad actual, viven en comunidades rurales de diversos municipios de Aguascalientes y estados circunvecinos. La simbiosis entre los pueblos autóctonos y el español entrelazó culturas y cosmovisiones que hoy se representan a través de danzas festivas como la llamada danza de indios de Tepezalá y Asientos, ritual místico realizado por los pueblos guachichiles –cabezas pintadas de rojo– de esta región, y diversas festividades ante todo corte religiosas, en las que el maguey y sus diversos derivados están presentes, pero muy particular, el mezcal como un elemento de vinculación con la divinidad mestiza que surgió de estas dos culturas.

Desde el siglo XVIII, Aguascalientes comienza a registrar de manera documental, el establecimiento, la regulación y la comercialización del mezcal a través de las figuras denominadas “estanco o asiento de vino de coco y mezcal”. En documentos recabados por diversos ciudadanos y de quien esto redacta, se cuenta con registros protocolares y notariales que datan de 1728 a 1766 (Imagen 2) que demuestran que en las regiones surponiente y nororiente de la Villa de Aguascalientes se comercializaba el vino mezcal, y que más allá de su venta local, se estableció un acuerdo comercial para exportar desde la zona minera denominada villa Real de Asientos de Ibarra, hoy Real de Asientos, un gran lote de vino mezcal al puerto de Cádiz en España.

“estanco o asiento de vino de coco y mezcal”.

Documentos sobre registros protocolares y notariales que datan de 1728 a 1766 que demuestran el comercio de vino mezcal en la Villa de Aguascalientes y su exportación a España. Acervo personal del autor.

La manera en la que el maguey es considerado como parte no solo del contexto sociocultural de las comunidades, también ha demostrado que fue un elemento de desarrollo económico de las regiones diversas de nuestro estado en el siglo XIX, por ejemplo, para el año de 1823 el jefe político en funciones redacta un informe en el que describe que:

“…en el departamento abundan las plantas indígenas del maguey… Al poniente del departamento y a lindes de Juchipila, en el partido del Valle – hoy Calvillo-, ya comienza ya comienza el cultivo de la caña de azúcar y maguey de tequila, cuya industria de cultivo y productos está muy adelantada en el cañón de Juchipila.”

Cortéz, L. G. (2009) (Comp.) MICRO HISTORIAS DE AGUASCALIENTES. (pp. 61) CONACULTA, PACMYC.

En 1860, el Periódico Semi-Oficial del Gobierno del Estado EL PORVENIR publica el impuesto municipal a las bebidas alcohólicas diversas, entre ellas los mezcales. Por otra parte tenemos el reglamento de 1887 emitido por el H. Congreso de Aguascalientes para regular la venta de pulque y pulquerías que lo expenden en el municipio de Aguascalientes.

Abordar el tema del maguey y su intrínseca relación en el amplio contexto del desarrollo histórico, cultural y socioeconómico de Aguascalientes, será la base para construir nuevos espacios y profundizar estudios sobre cómo el maguey fue, es y seguirá siendo un elemento vinculatorio con el devenir cultural de Aguascalientes.

Referencias bibliográficas:

Ávila Amador, J. P. (2001) Sed de quinientos años. Caminos Chichimecas. Revista Monográfica Espacios 1.

Cortéz, L. G. (2009) (Comp.) Micro Historias de Aguascalientes. CONACULTA, PACMyC: Aguascalientes.

De Arregui, D. L. (1946) Descripción de la Nueva Galicia. Escuela de Estudios hispano-americanos de la Universidad de Sevilla: Sevilla.

Jiménez Moreno, W. (2009) Chichimecas. Antigüedades Chichimecas. En Cortéz, L. G. (comp.) Micro Historias de Aguascalientes. (P.151) CONACULTA, PACMyC: Aguascalientes.

Machuca, P., Carrano, D. y Hernández López, J.J. (2013) El estanco del vino de cocos y mezcal en la Nueva Galicia, siglos XVII-XVIII. Letras Históricas 8, pp. 71-99.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.