El policultivo agávico.

Ing. Luis Méndez (q.p.d.). Productores Soltecos de Agave y Mezcal SPR de R.I.

Destilados campesinos de México. Noviembre 2020.

La demanda sostenida del mezcal no ha incentivado en suficiente medida el cultivo de su materia prima, el pequeño productor de la bebida no ha adquirido la capacidad de siembra de plantas de agave pues no disfruta de los sobreingresos de la comercialización, y paulatinamente, se ha transformado en comprador de agave. El cultivo es realizado por las grandes empresas productoras y envasadoras dando lugar a los problemas potenciales como la masificación y el monocultivo. La variedad más cultivada y usada en la industria mezcalera es el agave angustifolia Haw, el maguey espadín, acercándolo más a la erosión genética por el modelo de reproducción de plántulas, apomixis y extracción de hijuelos rizomatosos.

La fortaleza del mezcal, en relación con otros destilados, radica en la enorme diversidad de maguey mezcalero del que se pueden obtener destilados con características distintivas. En otra vertiente de fortaleza mezcalera, el comportamiento de propagación de las plagas en los agaves sigue un código de no “reconocer” con eficiencia otro tipo de planta, así sea circunvecina; aunque con baja movilidad, las plagas son letales para las plantas de maguey. La riqueza de la diversidad y el comportamiento de las plagas nos conducen a concluir que establecer cultivos a partir de la enorme variedad disponible de magueyes, contribuye en muy buena medida al control de los daños de los depredadores y plagas.

El emplazamiento de cultivos de agaves en terrenos con curvas de nivel proporciona beneficios adicionales para la restauración del suelo: disminuye de la velocidad erosiva del agua, favorece la infiltración del agua de lluvia, captura los suelos de arrastre y mejora el aspecto del paisaje.

Diagrama de policultivo agávico. Méndez, L.

Mediante la aplicación de estas sencillas prácticas mecánicas es posible resolver el deterioro de los suelos por labores agrícolas inadecuadas, detener los cambios de uso de suelo y disminuir el abandono por pérdida de la capacidad productiva del suelo.

Esta propuesta de plantación de agaves facilita, mediante prácticas culturales, las labores de mantenimiento, limpias, deshijes y visualización de plagas. Además, favorece la conservación duradera de la humedad del suelo en beneficio de la planta, proporciona mayor difusión de la luz en el cultivo e incentiva de la emersión de los rizomas con nuevas plántulas.

Mientras transcurre el tiempo necesario para que las plantas de agave alcancen la edad de aprovechamiento y transformación, es factible establecer entre surcos cultivados, algunas leguminosas, y de esta manera fertilizar el suelo de manera natural: las plantas de garbanzo (Cicer arietinum) son muy apropiadas porque la semilla germina con la humedad residual, posterior a la temporada de lluvia, y no requiere fertilización ni eliminación de malezas.

De esta manera, se construye un policultivo agávico que producirá plantas de buena calidad y aptas para la industria del mezcal. Al mismo tiempo, se contribuye a la conservación del suelo y el agua, reasignando valor social y antropológico a las tierras que han perdido su potencial productivo.

PALABRAS CLAVE:

Apomixis: Reproducción asexual sin unión de los gametos, se puede conseguir eliminando tres cuartas partes de los botones de la inflorescencia, cancelando la formación del fruto y semillas. Las plantas de agave responden emitiendo bulbuillos aéreos.

Rizomas: Tallos subterráneos.

Curvas de nivel: Son puntos con cotas iguales que unidos forman una línea nivelada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.