De la urgente e imperiosa necesidad de transparencia y certeza para las bebidas alcohólicas de México.

De la urgente e imperiosa necesidad de transparencia y certeza para las bebidas alcohólicas de México.

Emma Iglesias M.,  Mujeres del Mezcal y Maguey de México, capítulo Michoacán A.C.

Viernes 5 de marzo de 2021.

  1. Cancelación de la Norma Oficial Mexicana NOM-199-SCFI-2017, Bebidas alcohólicas Denominación, especificaciones fisicoquímicas, información comercial y métodos de prueba. Justificación: La información comercial y sanitaria que deben cumplir las bebidas alcohólicas comercializadas en territorio nacional ya se encuentra establecida en la Norma Oficial Mexicana NOM-142-SSA1/SCFI-2014, Bebidas alcohólicas. Especificaciones sanitarias. Etiquetado sanitario y comercial. Por otra parte, las denominaciones de producto ya se encuentran establecidas en las Normas Oficiales Mexicanas de producto como el Tequila, Mezcal, Bacanora, entre otros. Las Denominaciones consideradas en esta NOM y que no se encuentran establecidas en otras normas se establecerán en Normas Oficiales Mexicanas de producto para atender la información comercial y problemática particular de cada producto. (DOF, 25 de febrero de 2021, p. 141.)

La propuesta de cancelación de la NOM-199-SCFI-2017 cayó como balde de agua helada para aquellos productores de destilados tradicionales de agave y sotol que buscan posicionar su producto en los mercados nacionales e internacionales.

La utilidad y viabilidad de la NOM-199-SCFI-2017reside en varios aspectos, pero el primero y más importante es que funge como garante de la calidad de los procesos productivos que involucran alimentos. Garantizar la calidad y excelencia de una bebida alcohólica para su consumo, de conciudadanos nacionales y extranjeros, e independientemente de su nombre comercial o DO, debería ser razón suficiente para mantener en vigencia la NOM-199 e imitar sus logros en el quehacer legislativo; sobre todo en México que, la adulteración de bebidas alcohólicas es una práctica común y débilmente sancionada, aunque se ha documentado que provoca catastróficas consecuencias.

Aun cuando la bebida alcohólica no compita en el mercado internacional, México es un enorme polo turístico de consumir bebidas artesanales, cuyo mercado degusta y a veces, abusa, del consumo de bebidas alcohólicas. Si no hacemos campañas para promover el consumo responsable de bebidas alcohólicas, al menos, como ciudadanos responsables, promovamos la certeza en la calidad requerida para el consumo seguro.

La NOM 199 resulta muy útil para abrir la competencia y mejorar las oportunidades de acceso a los mercados a productos elaborados por PYMES y productores de bebidas destiladas que no alcanzan los requerimientos para certificar su participación en las Denominaciones de Origen, ya sea porque la entidad productora no está contemplada por la DO o porque los productores y las PYMES no cuentan con el capital financiero necesario para certificar y llevar el reconocimiento de la DO, pero sí logran acceder a la NOM-199, y certificar la calidad de la bebida a comercializar.

De manera muy clara y sintética, hace pocos días, Cynthia Villalobos explicó las diferencias y similitudes entre las NOM -199, NOM- 142 y, en el caso de los mezcales, la NOM 070. Además, describió las consecuencias negativas para los consumidores, en caso de prosperar la iniciativa de cancelación de la NOM-199 (Villalobos, C. 2021, Aventureros del Mezcal).

La certeza de los análisis físico-químicos de la NOM199 permite reconocer la excelencia en el proceso de elaboración de todas las bebidas alcohólicas y comercializar productos aptos y apropiados para el consumo humano. La finalidad de la NOM199 evalúa mediante un sistema de trazabilidad que se aplica a todas las bebidas alcohólicas sin excepción; esto permite detectar adulteraciones químicas e incumplimientos a los requerimientos especificados por Villalobos. (Villalobos, C. 2021, AM).

Asimismo, la Nom-199, requiere en paralelo de la NOM-251-SSA1-2009, que refiere a las prácticas de higiene para el proceso de alimentos, bebidas o suplementos alimenticios. Con esta norma, se complementa y se garantiza la inocuidad e higiene de los destilados, dando seguridad a los productores y/o consumidores.

Otra finalidad fundamental de la NOM-199 es la recaudación fiscal, la regularización e incorporación de agentes comerciales formales al sistema tributario; es decir, legalizar a productores temporales y de volúmenes limitados, considerados “clandestinos”; pero también, poner en cintura a los evasores fiscales y otorgar transparencia a la comercialización de bebidas alcohólicas tradicionales, tan diversa como los pueblos y culturas de México.

La NOM-199 otorga certeza de calidad a todas las bebidas alcohólicas y permite certificar a los jubilados que elaboran licores de frutas, a los universitarios que invierten en su fábrica de cervezas artesanales, a comunidades indígenas o mestizas que elaboran bebidas alcohólicas para celebraciones rituales o fiestas patronales, al grupo de hermanos que heredaron la vinata o fábrica donde su abuelo y su papá elaboraban mezcal solamente en temporadas de secas; o a los emprendedores que, además, son maestros destiladores y necesitan certificar colecciones de distintas bebidas.

Los ejemplos son numerosos y en la certeza de la NOM-199, hay espacio para cada uno de los tesoros tradicionales que se elaboran en el extenso y diverso territorio de México. Para los productores de pequeños volúmenes de bebidas destiladas de agaves y sotoles, limitados por las capacidades y la geografía, la NOM-199 les permite evadir a los intermediarios y superar la venta a granel de su producto, otorgándole un valor de mercado justo y competitivo, encontrar nuevos nichos de mercado y clientes para su producto.

Es buena ocasión para mencionar que las DO están diseñadas, al menos desde los costos de certificación, para grandes empresas y corporaciones internacionales. Son discriminatorias desde lo económico y desde el llano, se percibe que se enfocan en esas marcas de bebidas alcohólicas promovidas por celebridades.

Al certificar mediante la NOM-199, las bebidas destiladas de agaves o sotoles acceden a los mercados internacionales y representa una posibilidad alterna a las Denominaciones de Origen Mezcal, Tequila, Bacanora, etc., ya que la producción industrial de Mezcal –como la del Tequila-se concentra “…en pocas empresas, en general, la economía está caracterizada por una creciente concentración de la actividad económica en grandes empresas, junto con una gran cantidad de negocios que generan poca producción y poco empleo.” (INEGI, 2019, p. 11)

Solamente, durante el primer semestre de 2019, las exportaciones de mezcal superaron 32 millones de dólares, lo que representa un incremento de 46.84% respecto del año anterior. Ese año, las exportaciones de mezcal aumentaron su valor 311.7% respecto del año 2015, de acuerdo al registro del Sistema de información Arancelaria (Blanco, 2019)

Además de la revalorización de los gustos históricos y el reconocimiento de perfiles sensoriales únicos, reproduciendo saberes tradicionales y valores regionales, las PYMES productoras de destilados de agaves y sotoles en México representan la base de desarrollo económico y social de las comunidades rurales, son generadoras de empleos directos e indirectos, y su impacto ambiental es mucho menor al de una gran corporación mezcalera.

La propuesta misma de cancelación de la NOM-199 persigue un interés particular, egoísta y mezquino, con una visión reduccionista de la realidad productiva en el territorio de México, se complementa con el oscurantismo y la turbidez de la legislación correspondiente a las Denominaciones de Origen para bebidas destiladas de agaves y sotoles. Sostener prácticas monopólicas y excluyentes atentan contra las ventajas competitivas de nuestro país, obstaculizan los avances y logros de las PYMES, y construyen un falso imaginario de la tradición de los destilados campesinos de México (DOF, 4 de marzo 2021).

Mientras tanto, en lo que las propuestas de mejora regulatoria logran otorgar tan necesaria y urgente transparencia en la legislación, la certeza que otorga la NOM-199 permite la competencia justa y brinda una plataforma equitativa para la comercialización de las bebidas destiladas de agaves y sotoles sin caer en el mercantilismo voraz y avasallante de las grandes corporaciones.

DOF: 04/03/2021. AVISO mediante el cual la Autoridad Investigadora de la Comisión Federal de Competencia Económica informa del inicio de la investigación por denuncia identificada con el número de expediente DE-050-2019 por la posible comisión de prácticas monopólicas relativas en el mercado de la evaluación de la conformidad de la bebida alcohólica denominada mezcal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.