El Mochitleco, elixir ancestral del Rincón de Zacapochapa, en Guerrero

Los herederos del mezcal de Mochitlán. 

Mochitlán es conocido en el estado de Guerrero, por ser una comunidad dedicada a la ganadería, la agricultura y la producción tradicional de mezcal. Sin embargo, la clandestinidad y la persecución de los fabriqueros de mezcal se mantuvo hasta la gestión de Alejandro Cervantes Delgado como Senador de la República entre 1976 y 1979, quién legalizó la actividad, recuerda el maestro mezcalero Francisco Javier Espíritu Valenzo, representante de la cuarta generación de fabriqueros de mezcal en su familia, originaria del pueblo de Mochitlán.

vinata El Mochitleco
vinata El Mochitleco

Don Francisco Espíritu y sus socios producen mezcal de manera tradicional entre los meses de febrero y junio. Durante febrero comienzan a colectar leña, piedras para el horno y a localizar los agaves ya sazones en los terrenos de la propiedad ejidal. La fábrica de El Mochitleco tiene seis tinas de fermento fabricadas con madera de Pino Ayacahuite con capacidad de 1000 litros cada una. La fermentación del maguey ya cocido y machacado es natural y espontánea, solamente se agrega agua de manantial para favorecer la acción microbiológica. Además, la fábrica ubicada al bordo del rio Zacapochapa, cuenta con dos hornos cónicos en el suelo, uno con capacidad para cocinar 20 toneladas de agave y otro más pequeño de seis toneladas. Finalmente, dos alambiques de cobre con serpentín al fondo de la fábrica, montados sobre sus respectivas hornillas. Tres pequeños paneles solares abastecen de luz eléctrica y música a los fabriqueros durante el proceso de producción de mezcal.

fermento
Don Francisco Espíritu checando los fermentos de maguey en El Mochitleco.
productores El Mochitleco
maestros mezcaleros de El Mochitleco

Los productores de El Mochitleco, marca de la Cooperativa Tepolzito (grupo ejidal), Francisco Javier Espíritu Valenzo, junto a Eliseo Mateo Reyes, Jesús Campos Valadez Grande, y Humberto García Zamudio, quien funge como presidente de la cooperativa, obedecen las reglas comunitarias para el manejo de agave forestal y recuerdan que en el año 2017 reforestaron los cerros del ejido con 17 mil plantas de agave cupreata. Este año planean colectar semillas de los agaves que ya echaron el calehual (o quiote) y reproducir agaves para sembrar en las laderas más asoleadas.

Don Francisco ajusta su mezcal con las puntas y colas del refino o doble destilado, y lo deja entre 50-55° de graduación alcohólica. Platica que a su papá le gustaba dejarlo a 60° de volumen de alcohol porque así se estilaba beber mezcal en aquella época. Recuerda que sus tíos dejaron reposar el mezcal en garrafones de vidrio durante 10 años y Francisco considera que es el mejor mezcal y el más rico que ha probado.

diablo guardían
Diablo guardián de la fábrica

Durante el proceso de la segunda destilación, cuando asoman las puntas del refino, de graduación alcohólica mayor a 90°, Francisco arroja un chorro de mezcal refino a la hornilla que alimenta el alambique, y de esa manera, honrar al diablo, quien vela por la producción de mezcal, dice la leyenda local, y protege la fábrica.

Botella El Mochitleco
Botella El Mochitleco

En el certamen de Spirits Selection by Concours Mondial de Bruxelles, realizado en China durante 2019, fue la primera vez que participó y ganó El Mochitleco, una Medalla de Oro, como una de las marcas asociadas a Mujeres del Mezcal y Maguey de Guerrero.

Los emigrados que regresan cada año durante las fiestas patronales del 26 de julio, beben mezcal de El Mochitleco y se llevan unas pocas botellas cuando regresan a Estados Unidos. El mezcal local les recuerda los aromas y sabores del pueblo, ambientes familiares y dinámicas de la niñez que son evocados al degustar el mezcal tradicional El Mochitleco. Santa Ana es la patrona de Mochitlán y guardiana de la fábrica de mezcal, propiedad del grupo ejidal el Tepolzito, y donde nacen los elixires mezcaleros, en el paraje conocido como el Rincón de Zacapochapa, en Mochitlán, Guerrero.

Serpentin
Serpentín y copa de cobre, partes del alambique en El Mochitleco

Mochitlán, al ser un pueblo tradicionalmente mezcalero, cuenta con una lista de renombrados fabriqueros, quienes forjaron los valores, símbolos y saberes de los maestros mezcaleros que ahora trabajan en el Rincón de Zacachocapa. Los recuerdan con mucho cariño y respeto, y brindando con un buen mezcal en honor a su recuerdo.

El abuelo de don Francisco, José María Espíritu y sus tíos Ignacio, Arcadio, Francisco, Jesús y Luis Espíritu. Los ancestros de don Jesús: Guadalupe, Emiliano, Ciriaco y Julio Campos Reyes; además de Pedro y Vicente Grande. También recuerdan a otros fabriqueros mochitlecos de renombre como: Aurelio Terán, Donasiano Jiménez, Erfego Muñoz, Juan y Saturnino Mendoza, Arnulfo Arcos, Martín Nava, Avelino Reyes, Tomás Carranza, Julián Atrisco, Refugio Chilapa, Salomón Quiñones, Fructuoso Muñoz, Eduardo Sánchez; Eduardo, Filemón, Miguel y Simitrio Reyes, Eleno Cuevas, Cordelio Vargas, Alberto Bello, Juan Arcos, Matías Cirilo, Facundo Carranza, Juan Alarcón, Francisco Valenzo Espíritu y Pedro Valenzo.  

fermento
Fermentos el Mochitleco, Don Francisco Espíritu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.