El imbatible equipo mezcalero de Tlacotitlanapa

Las estrategias mezcaleras de Miguel Ángel y Cecilia. 

cerros verdes de Tlacotitlanapa
Cerros verdes de Tlacotitlanapa

En la comunidad de Tlacotitlanapa, donde los cerros siempre son verdes, al sureste de Mochitlán, Miguel Ángel López Campos recién empieza la primera hornada de esta primavera 2021, inaugurando la temporada de producción de mezcal ganador de Gran Medalla de Oro en el Certamen Nacional de Vinos y Destilados Mexicanos.

Desde los ocho años de edad, Miguel Ángel elabora mezcal y empezó como ayudante de su abuelo Vicente Campos, quien trabajaba y enseñaba a sus hijos y nietos el proceso tradicional de elaboración de mezcal. Ya anciano, Vicente todavía subía a la fábrica a supervisar la producción, ahora, desde que su enfermedad lo postró, no puede estar al pendiente de la fábrica, pero sus nietos están siempre al pendiente de él. Los tíos de Miguel Ángel también elaboran mezcal en la misma comunidad, los hijos de Vicente que crecieron trabajando en la fábrica de mezcal.

Ceci en el horno
Ceci en el horno

Miguel Ángel, de 38 años, siempre trabajo al lado de su abuelo, y actualmente aún se acostumbra a trabajar el mezcal por su cuenta, por lo que recibe asesoría de un maestro mezcalero de la comunidad vecina de Coaxtlahuacán, Don Cidronio Damián, quien regaña a Miguel y le dice “debe de poner cuidado en lo que haces y aprender, porque ya no te voy a vivir todo el tiempo. Ya ponte las pilas, que llevo tres años enseñando.”

Miguel, que residió en Estados Unidos durante 14 años y otro tiempo en Acapulco, dice que en Tlacotitlanapa, municipio de Mochitlán, no hay otra cosa que hacer más que buen mezcal. Aun así, diversifica las actividades de sustento económico de su familia entre la elaboración de mezcal, el cultivo de jitomates, la milpa y la cría de becerros y borregos.

La elaboración de mezcal la restringe a la primavera seca. Este año tuvo que cortar y vender el jitomate que cultivó en el ejido antes de empezar a hornear agaves, que estuvo reuniendo en la fábrica desde marzo pasado. Miguel Ángel explica que debía recuperar lo invertido en el cultivo de jitomate para poder costear la primera hornada de maguey de la temporada. Presume de pagar muy bien la faena de los trabajadores que lo apoyan en el destronque y jima de los agaves, en el acarreo de leña y en el armado del horno. Tampoco malbarata su trabajo; cada año, sus clientes lo buscan en su casa, pagan por adelantado y dejan garrafones a llenar con el mezcal tradicional de Miguel Ángel Campos.

familia mezcalera
Imbatible equipo mezcalero

Los criterios de selección de agave maduro de Miguel Ángel siguen la siguiente secuencia:  llega a las magueyeras y checa si hay agaves maduros antes de hacer el trato con los ejidatarios. Cuando la planta ya va a sacar el calehual o ya tiene su calehualito, lo castra, y lo deja crecer hasta tres años más. Solamente usa maguey sazón y ya castrado, lleva cuatro años trabajando en la misma magueyera en el ejido de Azatepec, en Quechiltenango, a tres horas de Tlacotitlanapa. También en ejido de Tixtla compra  agave silvestre.

Miguel recuerda que su abuelo era muy hábil para reconocer los agaves maduros, destroncarlos y labrarlos. Aprendió los trucos de su abuelo para la faena en el campo y a reunir leña desde antes de labrar el maguey. Le gusta llegar a ejidos y comunidades más alejadas porque encuentra mayor cantidad de magueyes sazones. 

Cada hornada le lleva dos meses completos y a su horno le caben 20 toneladas de agave. Cada vez que arma el horno escoge piedras nuevas y mucha leña. Este año tiene mucho maguey y pretende producir todo el mezcal que sea posible antes del arribo de la temporada de lluvias.

casita Coaxtlahuacán
Casita y cerros Coaxtlahuacán

Miguel prefiere su mezcal entre 50°-52° de volumen de alcohol, aunque reconoce que los clientes lo piden a 48° volumen de alcohol. Evoca los hábitos de su abuelo, que ajustaba el mezcal de mayor graduación alcohólica y los guardaba hasta por seis años. Actualmente, Miguel no guarda mezcal porque toda su producción anual se vende y agradece lo bendecido que está.

Explica los factores que elevan los costos de producción y uno de ellos es la cantidad de dinero invertido en extorsiones y derechos de paso por las carreteras de Guerrero. Recuerda que hace dos años, regresaba de Tzazacoalco en su camioneta llena de agaves recién labrados y listos para hornear; la patrulla de caminos lo detuvo y se vio obligado a desembolsar cinco mil pesos para que no lo retuvieran a él, su camioneta y los agaves recién labrados. Se queja que el gobierno ni ayuda, pero además estorba. También reconoce que la actitud de los federales de caminos es normal ya que todos quieren su tajada, resignado dice que cada vez que los cruza, le tumban su dinero. Sabe de otros productores que tramitan permisos municipales para trasladar el maguey, pero éstos no son válidos para las autoridades federales y no los reconocen o se los quitan.

Ceci en Wine Bar
Ceci en Wine Bar de Cd. de México.

Sabiamente, Miguel Ángel dice que el mezcal requiere de un precio que refleje el valor y el trabajo que involucra su proceso. Confía en su esposa, y madre de sus cuatro hijos, Cecilia Hernández, la comercialización y promoción de sus mezcales. Ella recibe los garrafones de los clientes y el dinero a invertir, forma parte de la asociación de Mujeres del Mezcal y del Maguey de Guerrero, y fue quien gestionó la participación del mezcal tradicional Miguel Ángel en la edición 2020 del Certamen Nacional de Vinos y Destilados Mexicanos. 

Ceci con botella
Ceci con mezcal

Cecilia tomó las riendas de comercialización del mezcal porque entiende que en la comunidad donde residen no es posible vender su mezcal al precio que corresponde. Además, Cecilia dice convencida que ella es la encargada de velar por la salud de su esposos y el bienestar de sus hijos,  por lo que prefiere buscar nuevos mercados donde se valore el mezcal de Miguel Ángel y se pague un precio justo por el producto y todo el trabajo que lleva impreso.  Mujeres de Tlacotitlanapa Mezcal Artesanal ganó Gran Medalla de Oro en el certamen realizado en la ciudad de Chihuahua, a principios de marzo de 2021 y ahora forma parte de exclusiva colección de destilados del Wine Bar de Spirits Selection en Ciudad de México. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.