Lechuguilla, desde lo profundo de la Sierra de Chihuahua

Lechuguilla, el destilado de agave y sotol artesanal de Batopilas, Chihuahua.

Ladera con lechuguillas
Ladera con lechuguillas

Dolores González es maestro destilador y produce destilado de agave lechuguilla y sotol, en el rancho Yerbaniz, municipio de Batopilas, Chihuahua.  Dolores, su suegro, Eligio Torres, y en ocasiones, el resto de la familia, trabajan en la vinata asentada en lo profundo de la Sierra Madre Occidental.

El maguey escogido para jimar y hornear debe ser un agave capón de un año; Dolores completa la hornada de cabezas de agave con plantas de sotol maduro. Acarrea los tallos ya labrados y rasurados en burro, para hornearlos en un horno cónico-invertido construido en la tierra, que complementa con leña y piedras volcánicas.  Palmas, petates y lonas son utilizadas para tapar el horno, ya que Dolores aprovecha los materiales disponibles.  

Horno humeante
Horno humeante

El sotol maduro promueve una buena fermentación del mosto, dice Dolores, el sotol “calienta el fermento”. El mosto fermenta espontáneamente y “en seco” durante tres días, Dolores le agrega agua de manantial al cuarto día y deja tres días más, porque el mosto “se relava y agarra fuerza otra vez.” Las tinas de fermento fueron construidas en la misma piedra y algunas de ellas, recubiertas con cerámicos; son enjarradas con barro para que no se derrame el mosto cuando fermenta.

Tina de fermento en piedra
Tina de fermento en piedra
Alambique de madera de encino en Batopilas, Chihuahua.
Alambique de madera de encino en Batopilas, Chihuahua.

El alambique que usa Dolores es un tronco de encino ahuecado montado en un barril, también de madera encino, con granada (hoyo). El cazo donde hierve el mosto es una olla de acero inoxidable y el enfriador es una olla de cobre, invertida y sellada con barro. Dolores resalta la importancia de estar atento al alambique y al proceso de destilado, para que no ingrese agua en el alambique y rebaje los resaques. Resaques, denomina a las puntas, de 88-89° volumen de alcohol.

Barril con granada
Barril con granada
Hornilla y alambique de Lechuguilla Cumbrita de la Sierra
Hornilla y alambique de Lechuguilla Cumbrita de la Sierra

Dolores representa a la tercera generación de maestros destiladores, aprendió a elaborar vino de lechuguilla trabajando con su padre Juan y su abuelo Manuel González. Agua-vino le llama al ordinario o primer destilado, y refino al segundo destilado. Cada hornada rinde entre 120 y160 litros; Dolores ajusta su destilado lechuguilla entre 50°-52° volumen de alcohol.

Dolores relata que durante el año 2020 y lo que lleva de 2021, la marca se ha transformado y expandido, él mismo sigue aprendiendo de este proceso, con el objetivo de encontrar nuevos mercados y obtener un mejor precio por su destilado de agave y sotol. El maestro lechuguillero, Dolores produce, envasa y comercializa Lechuguilla Cumbrita de la Sierra, se adapta a los nuevos desafíos y supera obstáculos cuando se presentan: modifica sus prácticas de venta, cambia de botella y rediseña etiqueta, expande sus redes sociales y es un usuario activo de la tecnología de Internet, entre otras nuevas habilidades adquiridas.

Dolores González con alambique y lechuguilla
Dolores González con alambique y lechuguilla

Lechuguilla Cumbrita de la Sierra puede adquirirse directamente con el maestro destilador, Dolores González mediante mensajes en su perfil de Facebook https://www.facebook.com/profile.php?id=100059495721971

O al teléfono:  614-367-5647

 

 

 

El alambique rústico de tipo filipino, fabricado con un tronco de encino ahuecado y montado sobre un barril de la misma madera. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.